Tostadora del Lidl marca Silvercrest

Estamos de nuevo en marcha para traer una opinión de la tostadora de Lidl. Es uno de esos productos que debido al gran boom que ha supuesto, nos vemos obligados a traeros y contarte qué tal funciona. Aunque siendo sincero, una tostadora tiene un funcionamiento muy básico y que apenas encontraremos diferencias entre un modelo más caro o más barato, más allá de la calidad de los materiales.

Al mando de la producción se encuentra la conocidísima marca Silvercrest. Dicho esto, voy a intentar contarte las conclusiones después de varios usos y si la recomiendo o no.

Qué nos ofrece la tostadora de Lidl

Nos encontramos con una tostadora que rápidamente nos llama la atención por su estética. La tostadora del Lidl tiene un estilo «retro» bastante conseguido, con dos partes bien diferenciadas por su color. Por un lado, tenemos los laterales, que podremos escoger entre 3 colores distintos a la hora de comprarla. La parte central, con la botonera y la guía para introducir el pan, lleva un acabado cromado muy interesante y que le da muy buen aspecto. 

Características técnicas

Esta tostadora de Lidl tiene las siguientes características y funciones:

¿Qué tal funciona la tostadora Silvercrest?

Como te he dicho antes, no hay mucho de lo que comentar acerca de una tostadora. Sin embargo, voy a detallar alguno de los aspectos que considero más importantes a la hora de comprar una tostadora.

En las especificaciones, nos indica que incluye un mecanismo de autocentrado de las tostadas, algo que funciona bastante bien.  Uno de los problemas que todos nos hemos encontrado en algunas otras tostadoras es que el pan se rompe dentro porque se engancha en muchos sitios. No diré que con la tostadora de Lidl no ocurra, pero es bastante poco frecuente, sobre todo con panes más duros tipo barra. 

La función de descongelar funciona bien, logrando no quemar el pan por la parte exterior antes de tener descongelado el interior. 

Nos encontramos con una tostadora que todo lo que hace lo hace notable, sin ningún punto negativo a destacar. Nos ha gustado mucho la rueda que regula la temperatura, con la que podremos ajustar la potencia y tiempo dependiendo del pan que estemos tostando. Como te puedas imaginar, estos sistemas automáticos no son la panacea. Te recomiendo usar el botón para sacar el pan cuando consideres que está a tu gusto.

La calidad de los materiales es buena, aunque debo decir que los laterales me preocupan. Si bien la parte central (cromada) me convence y no me da el mínimo miedo al deterioro, las laterales las noto algo más endebles. Aún así, la tostadora de Lidl cuenta con un diseño robusto rematado con unas patas de goma para evitar cualquier tipo de desplazamiento.

El accesorio para panecillos no lo llegué a probar dado que no consumimos en casa este tipo de pan. Sin embargo, no hay nada que pueda estropear esta función, por lo que me arriesgo a decir que cumplirá correctamente también en este terreno.

Para la limpieza, contamos con una bandeja en la parte inferior de la tostadora con la que podrás extraer todas las migas de pan que hayan ido cayendo.

Conclusiones finales

Estamos ante una tostadora que cumple de manera notable con su función, que destaca por su estética retro y que nos da suficientes funciones para el precio tan ajustado que tiene. 

Sin embargo, en el mercado podemos encontrar por un poco más de precio auténticas maravillas de tostadoras. Sin ir más lejos, la marca Russell nos ofrece la que es considerada la mejor tostadora en calidad precio. Una garantía de durabilidad y funcionamiento. En este modelo, si que encontramos unos materiales 100% robustos y de total seguridad. Es la que uso hoy en día y la que siempre recomiendo a amigos y familiares. Si quieres echar un vistazo, ¡por aquí te la dejo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba